domingo

Una vez fui idiota, no más nena.

Ser un buen amigo es difícil, hay que saber perdonar. Pero no te confundas, cuando sobrepasas cierto número de perdones te conviertes en un idiota, buena persona, pero idiota, y finalmente nadie te toma en serio.













1 comentario:

  1. Nunca te dejes arrastrar.
    Me encanta el blog ^^

    ResponderEliminar